martes, octubre 19, 2010

Låt den rätte komma in/Déjame entrar. Tomas Alfredson

Bitácora de una Cinefilia desprevenida. Cuarta entrega.

Una Historia de vampiros según Suecia. Låt den rätte komma in/Déjame entrar. Tomas Alfredson (Sala: Cineclub)

Generalmente luego de ver, escuchar o leer alguna de las nuevas narraciones sobre vampiros siempre me queda la sensación de que el argumento, necesariamente cíclico, termina en lo mismo como una especie de contribución que ratifica la permanente reutilización de un mito milenario.

Salvo contadas excepciones, las historias de vampiros llevadas al cine, no procuran incorporar elementos que enriquezcan la narrativa de la mítica historia original pero tampoco se apartan de ella buscando nuevas perspectivas de la trama clásica. El perfil del vampiro se mantiene intacto desde hace mucho tiempo, su condición de seductor, sus habilidades físicas y todos los clichés que envuelven los cuentos de vampiros, hicieron durante muchos años que cada vez que se llevara a la pantalla grande una historia sobre los famosos chupa sangre, terminara siendo una caricaturización de lo que podría ser una fuente argumental seria (con esto no me refiero que una película de vampiros solo pueda ser de suspenso o drama. No.)

El caso es que son pocas las películas de vampiros que logran una aproximación reflexiva a la construcción dramática del personaje sin caer en el conveniente cliché del hombre de figura lánguida de capa roja y negra, que se convierte en murciélago y duerme en un ataúd (esta peculiar generalización la hago en base a los circuitos colombianos de distribución y la cantidad de películas de esta índole que ellos traen a salas), de hecho muy pocas películas se acercan a la condición del vampirismo en la figura femenina o en la etapa de la niñez, por lo menos no como tema central de una trama dedicada o exclusiva. Déjame entrar (Let The Right One ), la película sueca del 2008,dirigida por Tomas Alfredson y Basada en la novela homónima de John Ajvide Lindqvist -quien además adapto el guion- se convierte en una cinta que de muchas maneras SI logra esa aproximación reflexiva, utilizando una forma narrativa sutil y para nada sobrecargada.

Déjame entrar es un filme que narra la historia de Oskar, un niño retraído que con sus escasos 12 años posee serios problemas de interacción social, vive en Blackeberg un suburbio de la ciudad de Estocolmo a comienzos de la década de 1980 (un paisaje teñido de blanco por la nieve y que de un modo extraño simboliza la frialdad de las relaciones sociales que muestra la cinta y un contexto en esencia Bergmaniano). En su estado de solitario una noche conoce a Eli, una niña en aspecto de la misma edad de él, quien se ha mudado recientemente al apartamento contiguo al de Oskar sospechosamente acompañada de un hombre mayor quien al parecer es su especie de guardián.

Los nuevos habitantes del gélido Blackeberg y la naciente relación de “amistad” entre Oskar y Eli traerán consigo una dramática trama que mezcla el suspenso, el drama y en ocasiones el terror alrededor de una verosímil historia de vampiros entrecruzada con varias sub-historias que se enmarcan en la cotidianidad. El tratamiento es impecablemente sutil, al punto que la palabra “vampiro” solo se menciona en una oportunidad y esos elementos comunes que abundan en las películas de vampiros son obviados por Alfredson, dando así una atmosfera de credibilidad que conlleva a una conexión intima con el espectador.

Particularidades de una historia de vampiros poco común.

En una película como Déjame entrar, transcurre muy poco tiempo para que el espectador se percate que se encuentra frente a una historia de vampiros “sui generis”. A escasos minutos de iniciada la cinta se es posible precisar elementos de la narrativa cinematográfica que constituirán parte indispensable en el desarrollo dramático logrado por la cinta, además de encontrar temas que son ejes medulares en el progreso de la historia. Uno de esos temas y tal vez el primero que el espectador encuentra en el transcurso de la película es el acoso escolar o bullying. Oskar, el personaje principal de la cinta, sufre constantes agresiones por parte de compañeros de la escuela. Las múltiples sesiones de acoso hacen de Oskar un niño con unas vastas ganas de venganza represada.

Otro de esos temas que cabalga bajo la piel de la película es el despertar erótico de Oskar. Desde el momento en el que Oskar y Eli se conocen, se crea una especia de tención erótica entre los dos personajes que mirada desde la óptica de Oskar se colorea con un tinte de ternura e inocencia.

La edificación de la historia alrededor de los temas, centrales y transversales, de la película se hace soportando el entretramado dramático en una narrativa visual simple, contextualizada es un ambiente parco, con diálogos cortos y personajes ensimismados. El predominio de los colores pasteles sobre un fondo blanco (nieve), son parte cardinal del ritmo que concuerda a la perfección con el clima del escenario escandinavo.

Una de las cosas que más me llamo la atención de la cinta es una peculiaridad concerniente al personaje de Eli, peculiaridad que además le da el nombre a al filme. Eli, la niña vampira posee la característica de no entrar a ningún sitio sin que antes se le invite a entrar, esta característica del personaje, lo hace más enigmático y de cierta manera más peligroso.

Otra cosa que me llamo la atención, es esa especie de juego que Oskar y Eli sostienen en base a la famosa clave morse. Este “jueguito” le da un toque de ternura al final de la cinta. Oscar y Eli escapando en un tren, Eli dentro de una caja mediante clave morse golpeando la caja emite la palabra Beso, Oscar responde con la misma palabra.

**************************************************************************

Título: Déjame entrar

Título original: Låt den rätte komma in

Dirección: Tomas Alfredson

País: Suecia

Año: 2008

Fecha de estreno: 17/04/2009

Duración: 115 min.

Género: Drama, Romance, Thriller, Terror

Reparto: Kåre Hedebrant, Lina Leandersson, Per Ragnar, Henrik Dahl, Karin Bergquist, Peter Carlberg, Ika Nord, Mikael Rahm, Karl-Robert Lindgren, Anders T. Peedu

Guión: John Ajvide Lindqvist

Web: www.karmafilms.es/dejamentrar

Productora: Sveriges Television (SVT), EFTI, Chimney Pot, The, Fido Film AB, Filmpool Nord, Ljudligan, Sandrew Metronome Distribution Sverige AB, WAG

*******************************************************************


0 comentarios:

Videos

Se produjo un error en este gadget.